• Polialcoholes y Caries

    El hecho de que los norteamericanos consumen 20 cucharaditas de azúcar al día – casi media taza  - no es ninguna novedad. Lo que puede resultar sorprendente es que la gran mayoría – ocho de cada diez – de ellos consumen alimentos “sin azúcar” con regularidad y no tienen ni idea de la cantidad de sacarosa (o azúcar) que ingieren en realidad.

    Hay mucha confusión en nuestro romance con todo lo dulce. Una pregunta que mucha gente se hace es si las bebidas sin azúcar o bajas en azúcar son sanas para nuestros dientes.

    La respuesta es no, pero no es un no simple.

    En primer lugar, “sin azúcar” a veces quiere decir que no se ha AÑADIDO azúcar durante el procesamiento del alimento, lo que no significa que no lleve azúcar. Puede contener otros edulcorantes, como miel, melaza, caña de azúcar evaporada, fructosa, malta de cebada o sirope de arroz. Según los expertos del Colegio de Medicina Dental de la Universidad de Columbia, todos estos edulcorantes tienen las mismas calorías que el azúcar blanco.

    Para aquellas personas que padecen de caries, el autor de Cura la Caries Dental, Ramiel Nagel, recomienda eliminar completamente el azúcar de sus dietas. Pero incluso los que no sufren de caries deberían reducir notablemente el consumo de azúcar – y aquella que se ingiera debe ser natural y en cantidades limitadas.

    Para aquellos que aún consumen alimentos muy procesados a pesar de todas las advertencias sobre la salud, ¿cómo averiguar cuanta azúcar hay en sus comidas? leyendo las etiquetas.

    Los azucares derivados de alimentos tienen varios nombres diferentes, pero todos acaban en “osa”. Si en la etiqueta ves un ingrediente que acaba en “osa”, el producto contiene azúcar. Otra manera de averiguarlo es comprobar el contenido en carbohidratos en la etiqueta, donde se enumera la cantidad de azúcar total en gramos.

    ¿Y en cuanto a polialcoholes o azucares alcohólicos?

    Estos se encuentran en la etiqueta como xilitol, eritritol, isomalt, sorbitol, lactilol o manitol. Se usan normalmente para endulzar galletas, pasteles, caramelos y chicles “sin azúcar”. Es importante saber que el término “azúcar alcohólico” se refiere a su composición química, y que no contienen alcohol.

    Aunque su intensidad varía, en general los polialcoholes no son tan dulces como la sacarosa y tienen menos calorías. Su sabor es muy parecido al de la sacarosa y se suelen utilizar para contrarrestar el desagradable sabor de edulcorantes artificiales de gran intensidad como la sacarina o el aspartamo. Otra interesante característica de los polialcoholes es la “sensación refrescante” de los chicles y pastillas de menta. Esto es una consecuencia de la disolución del polialcohol, que absorbe calor en el proceso.

    Nuestros cuerpos no pueden absorber completamente los polialcoholes en la sangre por el intestino delgado, por lo que se produce un cambio más pequeño en la glucosa de la sangre que con la sacarosa (azúcar de mesa). El prospecto de menores oscilaciones en los niveles de azúcar en sangre es lo que hace tan populares a los polialcoholes entre las personas que están a dieta y los diabéticos. Pero al no ser digeridos correctamente, a veces provocan gases, distensión abdominal y diarrea. De hecho, algunas personas pueden experimentar estos síntomas tras la ingesta de tan solo una pequeña porción de comida que contenga polialcoholes.

    En cuanto a la caries dental, la odontología tradicional dice que los polialcoholes no la provocan y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) coincide con ella. De hecho verás afirmaciones -  sancionadas por la FDA – de que un polialcohol en particular, el xilitol, PROTEGE a los dientes de la caries. Aunque esto sea extraño, que por un lado los dentistas dicen que el azúcar provoca caries y por el otro que los polialcoholes la evitan.

    Varios estudios sobre si esto es o no verdad ofrecen resultados contrapuestos. La premisa en la que la odontología se basa para hacer esta afirmación tiene dos aspectos.

    Según la sabiduría tradicional, la bacteria de tu boca en combinación con el azúcar produce un ácido que daña los dientes causando la caries. Varios estudios demuestran que por alguna razón la bacteria de nuestras bocas no puede descomponer el xilitol, por lo que no se produce ningún ácido. También afirman que el dulzor del xilitol estimula la segregación de la saliva, que a su vez lava la boca y “ayuda a prevenir la caries." Pero afirmar que el xilitol ayuda a prevenir la caries porque se ha demostrado que mata a la bacteria es muy diferente a decir que el consumo de xilitol produce menos caries.

    La premisa es la misma que afirma que el cepillado para eliminar la bacteria previene la caries.

    Pero como muy bien explica Nagel, la caries es consecuencia de una mala química de la sangre y puede y debe ser prevenida e incluso curada mediante una dieta que incluya un apropiado equilibrio de grasas animales y proteínas y un mínimo aporte de azucares naturales. Lea Cure la Caries Dental para saber más sobre esta dieta innovadora.

 


Aprenda cómo Curar y Prevenir la Caries Dental

El Libro Cure La Caries Dental le enseñará cómo: comenzar a sanar sus caries naturalmente hoy mismo.Imagine la vida sin taladrar, rellenar ni pagar. Comprar Ahora


0 comments
Caramelos de Miel
Caramelos de Miel

Miel dulce es una mejor caramelo que gusta a todos. Los esquiadores y excursionistas comprar este dulce para mantener constante la boca húmeda en el frío. También alivia dolor de garganta, ásperas en los caramelos de miel winter.These no contienen jarabe de maíz y se hacen con miel pura.

Descargo de responsabilidad:: Este material ha sido creado únicamente para propósitos educativos. El autor y el editor no se dedican a dar consejos médicos / dentales o servicios. El autor y editor proporcionar esta información, y el lector lo acepta, en el entendimiento de que todo hecho o intentado, como resultado de la lectura de este libro, o sitio web está en riesgo su propia. El autor y el editor tendrá ninguna responsabilidad ni la responsabilidad de cualquier persona o entidad con respecto a cualquier pérdida, daño o perjuicio causado o presuntamente causado directa o indirectamente por la información contenida en este libro o página web.

Copyright: © Ramiel Nagel, 2010, 2011. Todos los derechos reservados. Es ilegal duplicar el contenido de este sitio web sin el permiso del autor. Por favor, enlace a la web para ayudar a difundir la buena palabra.

Trademark: Cure Tooth Decay™

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD