• Epidemia de Diabetes Tipo 2 en Niños; Odontología y Caries

    Foto cortesía de Flickr

    Muchos funcionarios de la salud se están alarmando ante el aumento de la diabetes de tipo 2 entre los niños norteamericanos de entre 10 y 17 años – algunos incluso hablan de epidemia.

    A esta preocupación creciente hay que añadir una trifecta de factores:

    Primero – no se sabe mucho sobre las causas y los tratamientos, ya que comenzó a afectar a este grupo poblacional apenas hace 15 años. Segundo – es una enfermedad muy agresiva. Y tercero – es muy difícil de controlar en niños porque es muy duro realizar cambios en el estilo de vida y el tratamiento normal no funciona para ellos.

    La diabetes de tipo 2 expone a los niños a un importante riesgo de padecer enfermedades mortales que normalmente afectan a los ancianos. Según el Dr. Robin Goland, endocrinólogo y co-director del Centro para la Diabetes Naomi Berrie perteneciente al Centro Médico de la Universidad de Columbia, es una tragedia ver a niños sufriendo ataques al corazón y apoplejías a tan tempranas edades. En un estudio financiado por los Institutos Nacionals de la Salud y publicado en el New England Journal de Medicina el 30 de abril del 2012, se averiguó que los medicamentos actuales de uso – principalmente la metformina de la marca Avandia – no funcionan en los niños.

    En un reportaje del periódico Tulsa World, el Dr. Kenneth Copeland, endocrinólogo y director del programa pediátrico en el Centro para la Diabetes Harold Hamm de la ciudad de Oklahoma, dijo que los resultados de un estudio de cinco años – en el que se les hizo un seguimiento a casi 700 niños con diabetes tipo 2, de entre 10 y 17 años de edad – demostró que la diabetes de tipo 2 en niños debe ser tratada pronto y agresivamente.

    “La enfermedad puede causar ceguera, insuficiencia renal y neuropatías, entre otras cosas,” dijo Copeland, “sencillamente, hay que crear nuevos medicamentos para los niños.”

    Pero los medicamentos no son la respuesta, según Copeland.

    “La prevención es primordial, y según los resultados del estudio no podemos descartar cambios en el estilo de vida para controlar la diabetes,” añadió. “La idea es la intervención en el estilo de vida para poder tratar la obesidad antes de que se produzca la diabetes.”

    Hablaremos más sobre los cambios en el estilo de vida en este artículo, pero primero, echemos un vistazo a la relación entre la gingivitis y la diabetes.

    ¿Sabías que un profesional de la salud dental puede ser perfectamente la primera persona que note la diabetes en tu hijo?

    Mal aliento, boca seca, encías sangrantes y encías retraídas son a menudo síntomas de la enfermedad.

    En un estudio llevado a cabo por un equipo de investigación dental de Instituto de Estudios Odontológicos de la Universidad de Nueva York, se dice que las personas con periodontitis (piorrea) también tienen un alto riesgo de padecer diabetes y que “se les debería analizar para detectar la enfermedad.” Estudiaron los datos del Informe de los Exámenes de Salud y Nutrición Nacional de 2003-2004 llevada a cabo por el Centro Nacional de Estadísticas de la Salud del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades y diseñado para la evaluación del estatus de salud y nutrición de adultos y niños en los Estados Unidos.

    La jefa del estudio, la Dr. Shiela Strauss, Profesora Adjunta de Enfermería y Co-Directora del Cuerpo de Estadísticas y Administración de Datos de los Colegios de Odontología y Enfermería de NYU, examinó datos procedentes del Informe de los Exámenes de Salud y Nutrición Nacional de 2003-2004, usando pautas establecidas por la Asociación Americana para la Diabetes. Este informe, dirigido por el Centro Nacional de Estadísticas de la Salud de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, fue diseñado para evaluar el estatus nutritivo y de salud de adultos y niños en los Estados Unidos.

    Los resultados de la Dr. Strauss fueron publicados en la versión online del Diario de Salud Pública Odontológica en 2009 y “sumó a un número creciente de pruebas la conexión entre las infecciones periodontales y un aumento en el riesgo de padecer diabetes,” según NYU.

    El estudio también mostró que tres de cada cinco personas con gingivitis y riesgo de padecer diabetes fueron al dentista en los dos años anteriores y un tercio de ellos en los seis meses anteriores.

    “Viendo estos resultados, esa visita al dentista podía haber sido una oportunidad de oro para llevar a cabo un análisis de diabetes – un importante primer paso para identificar a aquellos pacientes que necesiten más análisis para diagnosticar la enfermedad,” dijo la Dr. Strauss.

    “Se ha estimado que 5,7 millones de norteamericanos con diabetes fueron mal diagnosticados en 2007,” añadió la Dr. Strauss, “y se espera que este número aumente de modo espectacular en años venideros. El problema con la diabetes mal diagnosticada es particularmente crítico, porque un tratamiento temprano y los esfuerzos para su prevención pueden ayudar a prevenir o retrasar las complicaciones a largo plazo que son los responsables de una peor calidad de vida y un aumento en las tasas de mortalidad entre los pacientes. Por ello, existe una necesidad crítica de aumentar las oportunidades para los análisis de diabetes y su detección temprana.”
    Detectar la enfermedad en sus primeras fases puede suponer un cambio radical en la calidad de vida del niño para el resto de su existencia.

    Volvamos a los cambios en el estilo de vida. Todos los expertos están de acuerdo en que los cambios son esenciales para la prevención y el tratamiento de la diabetes tipo 2. Pero arrastrar a los niños lejos del sofá o de sus videojuegos y al aire libre parta hacer ejercicio es “sorprendentemente difícil” dice el Dr. Copeland. Y aún es más difícil que cambien su alimentación.

    El cambio de dieta es fundamental, sobre todo si el objetivo es la prevención de la diabetes tipo 2. Especialmente, porque los expertos saben que la obesidad es un síntoma comprobado de la diabetes 2.

    ¿Qué clase de alimentos deberían consumir los niños para prevenirla?

    Vaya sorpresa, es la misma dieta que previene y revierte la caries.

    Lo más obvio es, por supuesto, evitar los azucares refinados, sodas, caramelos y postres dulces. Pero los alientos procesados contienen también mucho azúcar. E incluso el consumo de frutas naturales azucaradas se debe reducir o eliminar completamente. Los carbohidratos son necesarios, pero solamente los adecuados. Otro elemento de la dieta ideal es la inclusión, en cada comida, de proteínas de calidad y grasas animales.

    Aprende más sobre la dieta ideal, tanto para adultos como para niños, con Cure la Caries Dental.

 


Aprenda cómo Curar y Prevenir la Caries Dental

El Libro Cure La Caries Dental le enseñará cómo: comenzar a sanar sus caries naturalmente hoy mismo.Imagine la vida sin taladrar, rellenar ni pagar. Comprar Ahora


0 comments
Descargo de responsabilidad:: Este material ha sido creado únicamente para propósitos educativos. El autor y el editor no se dedican a dar consejos médicos / dentales o servicios. El autor y editor proporcionar esta información, y el lector lo acepta, en el entendimiento de que todo hecho o intentado, como resultado de la lectura de este libro, o sitio web está en riesgo su propia. El autor y el editor tendrá ninguna responsabilidad ni la responsabilidad de cualquier persona o entidad con respecto a cualquier pérdida, daño o perjuicio causado o presuntamente causado directa o indirectamente por la información contenida en este libro o página web.

Copyright: © Ramiel Nagel, 2010, 2011. Todos los derechos reservados. Es ilegal duplicar el contenido de este sitio web sin el permiso del autor. Por favor, enlace a la web para ayudar a difundir la buena palabra.

Trademark: Cure Tooth Decay™

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD